Los problemas económicos y deportivos por los que atraviesan los clubes del fútbol ecuatoriano se han tratado de disimular durante mucho tiempo, pero la falta de pagos, las inconsistencias en los contratos y acuerdos han provocado que la crisis estalle abruptamente.

A partir del año 2014 las declaraciones públicas de dirigentes, ex dirigentes, futbolistas y técnicos de fútbol han sido las portadas en las primeras planas de las secciones deportivas en los medios de comunicación. Algunos mencionaron que no existían los problemas en el fútbol ecuatoriano y disimuladamente trataban de ofrecer apoyo y ayudas millonarias para sosegar la opinión de hinchas y seguidores y medios de comunicación. Al retorno del mundial Brasil 2014, el Ingeniero Chiriboga declaró que en el fútbol ecuatoriano “No Hay Crisis”.

Deportivo Quito es uno de los que trató de maquillar su desequilibrio económico que empezó hace 9 años. El equipo “chulla” se enfermó económicamente y ninguna terapia aplicada por los hinchas de buena fe y con capital económico que decidieron tomar las riendas del club les sirvió para salir de la crisis.

Es importante mencionar que durante estos 9 años el equipo tuvo TRES campeonatos lo que dio aliento al plantel y todos sus seguidores. Sin embargo la alegría no duró mucho.

La debilidad institucional llevó al equipo a la quiebra; desde el 2006 el Deportivo Quito ha tenido 11 presidentes quienes lamentablemente no han encontrado la fórmula para solucionar los problemas.

A continuación les comparto un breve recuento de las dirigencias de la AKD desde el 2006 hasta 2015:

Sin título

Los hinchas miraban con tristeza las debilidades que poco a poco se presentaban en la cancha, exigiendo que pongan ganas y corazón, sin darse cuenta que en lo institucional estaba destrozado. Tal vez los más analíticos se dieron cuenta que no se trata solo de jugar bien al fútbol y anotar goles, el equipo de fútbol es una institución que en lo financiero y administrativo se jugaba otro campeonato.

La “Noble Institución” a partir del 2016 mirará el campeonato desde un espacio diferente, poco agradable para los que han llegado a conseguir triunfos históricos, la serie B.

La pregunta que se plantea a la hinchada es: ¿Valió la pena haber conseguido 3 campeonatos a costa de estar quebrado y en la serie B?

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.